24 febrero, 2011

Mi historia: capítulo 3 !!

CAPÍTULO 3

La mañana del martes la pasé igual que la del lunes. El médico vino a verme, no me dijo nada nuevo. Ya acabé de comer y Lisa se ha llevado la bandeja, aunque no sé si se le puede llamar comida, la de mi madre está mucho mejor. Iba a coger el libro, para seguir leyendo, cuando sonó el teléfono. Lo cogí pensando que podría ser mi madre o algún familiar, o incluso alguien que se haya equivocado de número. Cuando me acerqué el teléfono a la oreja, escuché:
-Lo siento muchísimo -era... Jose. Me quedé de piedra. La última persona a la que hubiera querido escuchar era, sin lugar a dudas, él. Todo sucedió muy rápido. Lisa entró. Me dijo que Lucas estaba llegando. Dos o cuatro segundos más tarde, entró Lucas. Me vio con el teléfono en la mano. Colgué inmediatamente.
Lisa se fue e Lucas se sentó en el mismo taburete del domingo. Debía de tener mala cara porque me dijo:
-¿Estás bien? ¿Ha ocurrido algo? -no puedo decirle nada referente a Jose, por ahora.
-Tranquilo, todo está bien -era mejor cambiar de tema- ¿Qué tal en clase?
-De momento todo igual que siempre.
-Nadie hizo preguntas ni nada por el estilo, ¿verdad? -estaba completamente segura de que así era.
-No -parecía extrañado, pero yo no-. Bueno...
-¿Qué? -me estaba preocupando.
-La profe de Literatura, mientras estaba explicando las oraciones subordinadas, me dio a entender que sabía algo de lo ocurrido.
-Pero, ¿cómo? -me lo preguntaba más a mí que a él, pero fue Lucas quien respondió, aunque mi respuesta era la misma.
-No lo sé -parecía incómodo-. ¿Ya empezaste el libro?
-Sí -no sabía que decir. ¿Julia dónde está tu educación?-. Muchas gracias por el libro. No tenías por qué comprarme nada. ¿Por qué elegiste ese?
-Pues la verdad... Fue Alicia, la de literatura. Lo llevó a clase, nos leyó un fragmento y me gustó. Rèmi es un personaje con muchas preocupaciones y problemas, pero al final todo le sale bien -me miró, otra vez, de esa forma tan especial que no fui capaz de mirarle, otra vez-. Del mismo modo que todo esto se solucionará y acabará bien.
-Lo sé, pero tengo miedo -mucho miedo-. No sé qué hacer, ni qué va a suceder. No lo sé -aquella situación de permanente espera estaba empezando a angustiarme.
-Eh -me levantó la cara con su suave mano-, tranquila. Todo va a salir bien -realmente parecía convencido de ello-, y... yo te ayudaré. Puedes contar conmigo para lo que sea.
Nos quedamos en silencio unos minutos. Cada uno buceando en sus propios pensamientos. Sin saber bien qué decir. Tal como me gustaba a mí, fue él quien tomó la iniciativa.
-¿Te gusta el libro?
-Sí, mucho. ¿Lo has leído?
-Cuando Alicia lo trajo, lo cogí en la biblioteca y ahora lo estoy leyendo.
-Nadie se lo creería -a cualquiera le parecería muy extraño: Lucas leyendo un libro-. Pero según voy descubriendo, todos tenemos doble personalidad -le sonreí, de la mejor manera que pude pero, a pesar de todo, me sentó bien reírme un poco.
Nos pasamos la siguiente hora hablando, o bien sobre el libro, o el instituto, o bien sobre el pasado. Se me hacía muy raro estar hablando con él de mi vida. No me lo podía creer, pero tampoco hice nada para alterar ese momento con tonterías. Ya era tarde, e Lucas tenía que irse.
-Bueno, nos vemos mañana -me lo dijo con esa sonrisa esperanzadora, pero siempre me creí muy suspicaz, y atisbé un poco de tristeza-. Dile a tu madre que mañana te traiga algunos libros, así si quieres, podemos ir poniéndonos al día -me fijé en el plural, parecía que también iba un poco atrasado y que necesitaba ayuda. Me encantaba la idea-. Hasta mañana.
-Vale, hasta mañana y... gracias.
-No hay de qué -y se fue.
El resto de la tarde pasó sin ningún tipo de preocupación, tampoco me preocupé por la llamada de Jose. No me apetecía torturarme, aunque no fuera una cosa para dejar pasar.

22 febrero, 2011

Historia de Sol y Luna

Historia de Sol y de Luna es un cuento modernista que tuve que hacer hace cuatro años para la clase de literatura. Cuando lo hice, no pensaba en nada simplemente lo creé y el resultado final me encantó. No sé, era totalmente diferente a lo que solía escribir y es corto, pero todavía hoy me sigue encantando.

Esta historia explica simplemente por qué el Sol se pone colorado al atardecer y por qué muchas noches la luna tiene alguna nube cerca. Es una historia sencilla, pero bonita. No es que lo diga yo si no que además en ese trabajo tuve buena nota, jeje!

Espero que os guste, tanto como me gusta a mí después de cuatro años, o más.
Qué la disfrutéis!!

HISTORIA DE SOL Y LUNA 

En una colina con fragantes rosas, Sol jugaba, un soleado día, entre blancas magnolias. Mientras, en una suntuosa sala Luna escuchaba, melancólicamente, el sollozo de un violonchelo.
Sol observaba los caracoles sobre las rosas rojas, inmóviles como viejos paralíticos. Luna dormía arrullada por los dulces violines de su castillo.
Los dos, son inseparables; pero, a la vez, nunca pueden estar juntos. Lloran, incansablemente, el no poder estar juntos.
Desde un frondoso jardín, él la observaba; ella, hoy menguante, con sus gestos elegantes arrancaba de la lira, que con sus dedos de ninfa agarraba, delicados sonidos. Sonidos sonoros, melancólicos y tristes, que como cisnes volaban y flotaban, en el aire y en el agua.
Ella lo vio, brillante con sus rayos. Las flores que lo rodeaban, con caricias de luz, temblaban sus pétalos como si de una delicada mariposa de oro se tratase. Los dos, en su interior, una increíble fuerza los arrastraba, tan fuerte, que no se daban cuenta.
Los dos, en el jardín, rodeados de un gigante verde: sus ojos de brillantes lirios, su sonrisa de oro, sus botones de rosas y violetas y sobre sus hombros anidaban múltiples pájaros de vistosos colores. En el fondo de aquel laberinto verde una fuente murmuraba. En realidad estaban ellos dos solos: su pasión, su deseo y su amor, en sus delicados y bellos cuerpos latían.
Él le regaló una esponjosa y suave nube, para que le hiciera de almohada todas las noches. Ella le regaló un sonoro beso de amor que como una caricia apasionada él recibió.
Todos los atardeceres, él se vuelve de un color rojo, rojo como el beso de aquella tarde, y se acuesta dejando paso al reino de la noche. Donde reina Luna, que con su frondosa y suave nube, se acuna todas las noches pensando en Sol… En ese amor imposible… Que nunca será posible, pero que siempre arderá intensamente en sus corazones árdidos de PASIÓN…

16 febrero, 2011

Un libro

Pues tal como dije en la introducción del capítulo 2 de Habitación 136, en este capítulo apareció algo muy importante. Y es... (redoble!!) Sin familia de Hector Malot.
Este libro lo encontré hace ya cuatro años olvidado en unas cajas que había en mi casa de cuando mis tíos eran pequeños. Sentí curiosidad. Lo cogí. Y como no, empecé a leerlo. De allí a seis días lo acabé, me había encantado, totalmente!
Sin familia narra la historia de un niño de nueve años que descubre que en realidad sus padres no lo son. Poco después por falta de dinero, su padre "adoptivo" decide venderlo a un músico ambulante que viajaba por Francia con tres perros y un mono. Con este curioso hombre Rèmi, que así se llamaba el protagonista, aprende a leer, a actuar, a cuidar de si mismo...

Durante todo el libro Rèmi vive muchas aventuras, le surgen un montón de problemas, que se hacen más grandes al ser tan solo un niño. Sin embargo con la ayuda de amigos y demás gente, que va conociendo, los resuelve todos y continúa con sus viajes. A veces incluso llega a superarse en ciertas situaciones y consigue sobrevivir, en la mayoría, gracias a su ingenio, su coraje y bondad y sobre todo, sus amigos.
Para mí es especial, ya que lo encontré en un momento de mi vida en el que necesitaba esperanzas y ganas de disfrutar este mundo, que muchas veces nos parece triste, hipócrita y soberbio, pero hay que aprender a descubrir y a disfrutar de lo bueno que nos da.

Aquí os dejo un enlace que os llevará a una página donde podéis encontrar el libro completo: http://adarleatomos.webs.com/Malot%20Hector-Sin%20Familia.pdf
De este libro también se han hecho dos películas sobre este libro. Una es de Marc Allégret, en 1934, y la otra de André Michel, en 1958.

Éste es un libro que recomiendo siempre, vaya a donde vaya y sea cuando sea, SIEMPRE. Es una historia hermosa de la que se pueden aprender un montón de cosas.

Mi historia: capítulo 2!!

Bueno, pues aquí os dejo otro capítulo de Habitación 136. Este capítulo es corto, pero es importante porque aparecerá algo que en su hora fue muy importante para mí.

Que lo disfruteis!!

CAPÍTULO 2

Me desperté. Había claridad en la habitación. Estaba empapada en un sudor frío. Tan frío como la noche del sábado. Lisa, la enfermera, estaba preparando la cama de al lado, por lo visto iba a tener una compañera.
-¡Buenos días, Julia!
-Buenos días, Lisa. Pareces contenta.
-¡Para no estarlo! El director me acaba de ascender. Ahora soy la jefa de enfermeras.
-Me alegro mucho por ti.
-¡Gracias! Ahora te traigo el desayuno -iba a marcharse, pero debió de acordarse de algo porque sacó un pequeño sobre del bolsillo de su bata-. Un chico dejó esto para ti.
Me quedé de piedra, ¿un sobre para mí? Y la pregunta importante, ¿de qué chico? Ojalá que sea de Lucas. Sólo de pensar que sea de Jose se me ponen los pelos de punta.
Le di la vuelta al sobre, por si tenía algún nombre. Me temblaban las manos. El sudor frío de la noche aumentaba a causa de los nervios y las preocupaciones. ¡No había ningún nombre! Dentro había un papel de libreta doblado y el resguardo de una librería cercana al hospital. ¡Qué raro! Desdoblé el papel. Era una carta. Miré donde debería estar la firma. Era la de Lucas. Tuve dos sensaciones: la de alivio por no ser de Jose y la de una gran emoción y curiosidad por saber lo que diría:


Julia,
Perdona si ayer me marché de forma brusca, pero supongo que a ti te pasa lo mismo; tenía demasiadas cosas en la cabeza y necesitaba despejarla.

Cuánta razón tiene. No sé si él la despejaría, pero yo la tengo más nublada que el Everest en un día de niebla.

Sé que lo estás pasando muy mal, pero quiero que sepas que cuentas con mi apoyo para lo que sea. Y que puedes confiar en mí. Referente a los deberes no dudes de que te los lleve. También, si te interesa, te informaré de lo que pase en clase.

Parece que iba en serio. Si en el fondo es un cielo.

Sé que te lo he dicho ya pero, que sepas que por mí nadie sabrá nada.
Con todo el cariño del mundo,
Lucas.

Ya no puedo tener dudas, puedo confiar plenamente en él. Grapado a la carta hay un papel pequeñito.
P.S.: Pídele a alguien que vaya a la librería del resguardo y, que coja una cosa que hay. Para que se te pasen estos tres días volando.

Lisa llegó con el desayuno. Era la persona perfecta.
-Lisa, ¿tienes algún momento libre más tarde?
-Sí, ahora tengo un descanso. ¿Qué necesitas?
-Que vayas a esta librería y que recojas algo que hay allí para mí, por favor
-Sí, claro que puedo, ¿qué es?
-Ni idea.
Le di el resguardo de la librería a Lisa y se fue. Una hora después, Lisa estaba de vuelta, con un paquete. Lo abrí. Era un libro, Sin familia de Hector Malot. Le di la vuelta para ver el resumen. No tenía, por el título parecía interesante y sentí una gran curiosidad de porqué Lucas había elegido aquel libro. Si me lo daba, sería por algo. Pasé el resto del día tumbada en la cama. Entre el libro y las visitas de Lisa, se me fue un día volando. Si el resto iban a ser como ése, seguro que se cumplía el propósito de Lucas. O eso espero.

                                  
Más en el próximo capítulo!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...